BUITRE LEONADO (Gyps fulvus)
BUITRE LEONADO (Gyps fulvus)
 

 
ÁGUILA REAL (Aquila chrysaëtos)
BUITRE LEONADO (Gyps fulvus)
CIERVO (Cervus elaphus)
CIGÜEÑA BLANCA (Ciconia ciconia)
CORZO (Capreolus capreolus)
DESMÁN IBÉRICO (Galemys pyrenaicus rufulus)
JABALÍ (Sus scrofa)
LECHUZA COMÚN (Tyto alba)
LIEBRE COMÚN (Lepus europaeus)
LOBO IBÉRICO (Canis lupus signatus)
OSO PARDO (Ursus arctos)
REBECO (Rupicapra rupicapra)
TEJÓN (Meles meles)
TRUCHA DE RÍO (Salmo trutta fario)
ZORRO COMÚN (Vulpes vulpes)
OTROS
Clase: Aves
Orden: Falconiformes
Familia: Accipítridos

Longitud total: 110-150 centímetros
Ala plegada: 720-915 centímetros
Envergadura: 235-282 centímetros
Puesta: 1 huevo
Incubación: 52-56 días
Características
Imponente rapaz de tamaño descomunal, con largas y redondeadas alas, muy anchas. Cuello de gran longitud, que aparece desprovisto de plumas, pero que se encuentra cubierto al igual que la cabeza de un fino plumón blanco, una adaptación útil que le permite introducir su cabeza y cuello en las entrañas de su alimento. Posee enormes garras romas y un pico fuerte que le permite despedazar la carroña. En la base del cuello con una gran gorguera de color claro.
Imagen
Hembra alimentando a su polluelo
Ave de color ocre o leonado, relativamente oscuro. Los ejemplares jóvenes son algo más oscuros y con la gorguera de color pardo.
Hábitat y costumbres
Carroñero por excelencia del norte de España. Hoy día animal muy escaso, difícil de localizar. En el Parque de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre está presente, ya que hay una colonia relativamente numerosa nidificando en las rocosas paredes calizas de los montes que dominan el pueblo de Santibáñez de Resoba. Ejemplares de esta colonia deambulan por todas las zonas montañosas de parque por lo que se les puede ver habitualmente por los riscos del Curavacas. Antaño sus poblaciones era mucho mayores que las actuales. El hecho de que el hombre sustituyera los animales de tiro por tractores y el ganado muerto dejase de ser abandonado en el monte y empezara a ser quemado o enterrado mermó al buitre. Es un animal tímido y se muestra muy cauteloso a la hora de acercarse a las carroñas. Pueden pasar horas incluso días sin acercarse, hasta que uno de ellos, seguramente el más hambriento se lanza a darse un festín. Si la carroña es reciente, los buitres puede que no sean capaces de perforar su piel, por lo que empiezan a alimentarse por los orificios naturales, ojos, lengua... y esperan a que el tiempo descomponga el resto de tejidos para poder tener acceso a las entrañas. Se ha observado que siempre como primero un buitre al que podemos llamar dominante, pero que esa posición de privilegio va alternándose entre varios a lo largo del banquete. Se podría decir que el buitre dominante es el más hambriento y el más agresivo, de esta manera un buitre que este comiendo mientras sus congéneres le observan con indiferencia, se verá atacado por algún compañero más hambriento, se iniciará una incruenta lucha, y le sustituirá en esa posición de privilegio.
Después de comer, cuando ya han llenado sus buches, habitualmente los buitres han engullido tanto alimento que serán incapaces de iniciar el vuelo a menos que se aprovechen de algún desnivel del terreno. Por ello no es difícil verlos haciendo la digestión al lado de la carroña, durante largas horas, hasta que sean capaces de echar a volar.
Imagen
En la fotografía se observan los principales rasgos característicos del buitre: cabeza y cuello cubierto de plumón y la gorguera.
El resto de la vida de estas aves es increíblemente pasiva. Son capaces de pasar días y días inmóviles en sus posaderos, o planear durante horas a espectaculares alturas sin mover un solo músculo aprovechando las corrientes de aire. Dotados de una vista privilegiada, estos largos planeos los utilizan para peinar cada metro cuadrado de su territorio en busca de algo de alimento.
En cuanto a su reproducción cabe decir que son unas aves precoces. La construcción del nido se inicia en pleno invierno, por parejas que una vez formadas permanecerán fielmente unidas de por vida. La nidificación se produce en algún saliente rocoso de las paredes donde viven. Sus nidos pueden localizarse con cierta facilidad, por las deyecciones blancas de los buitres en las rocas inmediatamente por debajo del nido. El celo se da ya en enero, y las paradas nupciales consisten en la pareja volando en círculos sobre el lugar de nidificación. La puesta es de un huevo, relativamente pequeño para el tamaño de estas aves, y el macho y la hembra se alternan en su incubación.