ZORRO COMÚN (Vulpes vulpes)
 

 
ÁGUILA REAL (Aquila chrysaëtos)
BUITRE LEONADO (Gyps fulvus)
CIERVO (Cervus elaphus)
CIGÜEÑA BLANCA (Ciconia ciconia)
CORZO (Capreolus capreolus)
DESMÁN IBÉRICO (Galemys pyrenaicus rufulus)
JABALÍ (Sus scrofa)
LECHUZA COMÚN (Tyto alba)
LIEBRE COMÚN (Lepus europaeus)
LOBO IBÉRICO (Canis lupus signatus)
OSO PARDO (Ursus arctos)
REBECO (Rupicapra rupicapra)
TEJÓN (Meles meles)
TRUCHA DE RÍO (Salmo trutta fario)
ZORRO COMÚN (Vulpes vulpes)
OTROS
Clase: Mamíferos
Orden: Carnívoros
Familia: Cánidos

Longitud de cabeza y tronco: Hasta 1 metro
Longitud de la cola: 32-52 centímetros
Altura en cruz: 35-40 centímetros
Peso: 4-15 kilos
Gestación: 50-63 días
Camada: de 2 a 6 crías
Características
Con grandes orejas puntiagudas de color oscuro y hocico afilado y corto. Pelaje tupido de tonalidad variable, aunque preferentemente rojiza. Cola larga que utiliza como timón, la cual posee una mancha blanca en un extremo final. Extremidades de color negro y zona abdominal de color blanco. Los cachorros están cubiertos por un espeso pelaje negro.
Hábitat y costumbres
Es uno de los mamíferos más distribuidos del planeta. Se puede encontrar en prácticamente todo el hemisferio norte, así como en Australia. Los raposos son mucho más abundantes en las zonas agrícolas que en su primitivo hábitat forestal, esto es debido a que las zonas de presencia humana carecen de sus predadores naturales, linces, lobos, águilas reales, que han sido exterminados por el hombre. Lo podemos encontrar en campos de cultivo, en periferias de las ciudades, prados para el ganado, bosques de cualquier tipo, parajes de montaña... Es un cánido extremadamente versátil
y que aunque teme al hombre, no duda en adentrarse en los pueblos para saquear los basureros durante el crepúsculo, atacar y causar estragos en los gallineros o vagabundear por las calles. Son animales solitarios la mayor parte del año, sin embargo durante la época de cría se forman parejas para la reproducción. Las hembras suelen entrar en celo en enero. En este período los machos pueden verse recorriendo los campos en pleno día. Durante el acto, como les ocurre a otros cánidos, la pareja queda unida durante unos minutos, y después del mismo la hembra ya no muestra ningún interés por el macho.
Los raposos viven en madrigueras que no excavan ellos mismos, sino que utilizan las realizadas por los tejones. No es raro ver compartir cobijo a zorros y tejones, los cuales se toleran bastante bien, aunque tras el nacimiento de los cachorros del zorro los tejones suelen abandonar su guarida.
Estos animales son altamente territoriales, y marcan su propiedad (de gran extensión) mediante marcas olorosas, que producen gracias a sus glándulas de las almohadillas plantares, las del final del tubo digestivo y las violeta de la base de la cola. También pueden realizar este proceso mediante excrementos y orina.
Animal omnívoro donde los halla, siente especial predilección por pequeños roedores y lagomorfos, aunque no hace ascos a invertebrados, carroña, materias vegetales como bayas y frutos, reptiles y aves diversas.

Comentario
En el parque natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre es una especie extremadamente abundante. Se encuentra dentro del grupo de los animales cinegéticos, es decir, especies que son objeto de caza. Se le captura por su piel, muy valorada en el mercado peletero, para controlar su población y por los daños que ocasiona. Antaño perseguido como alimaña, y cazado con cepos y venenos, hoy día estas prácticas están prohibidas. No es difícil avistarlos durante la época de celo en los prados o vagando por las calles de los pueblos de la zona en las partes más duras del invierno. En ocasiones han causado estragos en los gallineros de la gente local. Aunque la anécdota más destacada de este animal es el hecho de su poco miedo al hombre, no en vano un ejemplar de esta especie acude regularmente a un conocido establecimiento hostelero de una de las poblaciones del parque para alimentarse, llegando incluso a comer de la mano de los que le ofrecen comida.